Analisis videojuego: SOCOM: Fuerzas Especiales




Una nueva entrega de la saga SOCOM se asoma a nuestras pantallas  coincidiendo con la actualidad que han cobrado los cuerpos de élite de la marina protagonistas de estos juegos, los SEALS. Una situación ficticia en la que nuestros amigos serán los encargados de pacificar y contener el avance del mal será el marco en el que se desarrollarán catorce misiones que transcurrirán en seis días, así que rapidito porque esto está muy caliente.


Todo es acostumbrarse.

Hay varios elementos que sorprenden en este juego por poco utilizados, el primero de ellos y mas evidente es el punto de vista, acostumbrados como estábamos a una primera persona en estos simuladores de guerra ahora nos encontraremos con una tercera persona que por poco común puede dejarnos un poco desorientados tardando un poco en acostumbrarnos. Además de esto hay que decir que dentro de los cuatro niveles de dificultad la tónica será lo duro del combate por varios motivos, el primero de ellos será la dificultad para apuntar y hacerlo con tino, el segundo el hecho de que casi siempre nos encontraremos en inferioridad de número y calibre del equipamiento, así que se impone la prudencia.


Como es costumbre en la saga vuelve el factor táctico, aunque para ser justos hay que decir que si esperas este juego por esta causa no vas muy bien encaminado. Es cierto que las tácticas estarán presentes, como comandantes del grupo podremos ordenar acciones al resto de nuestros hombres, pero también es cierto que en la mayoría de las ocasiones si prescindimos de ellas la cosa no variará prácticamente en nada.

Tendremos ocasiones para practicar las incursiones sigilosas y de un arsenal variado de armas que iremos desbloqueando y que podremos tunear mediante un sencillo sistema de desbloqueo por bajas causadas con cada arma.

Conectados.

Al modo de juego historia se suma, como no, el obligado modo online, en el que podremos jugar con nuestros amigos en misiones cooperativas o competitivas. En las cooperativas elegiremos un mapa en el que desarrollar la acción y se nos fijará un objetivo, pero el derroche de acción vendrá de la mano del competitivo. Hasta 32 jugadores en escenarios sacados del modo historia, amplios e intrincados, bien por ello. La única pega será que no hay sorpresas dentro de los tipos de juegos propuestos, pero a cambio se nos introduce el acicate de que solo contaremos para nuestro uso de las armas previamente desbloqueadas en el modo historia.


A la última.

En este apartado también alucinaremos un rato, en la utilización de los últimos avances. Para empezar contaremos con la posibilidad de jugar en un modo 3D estereoscópico, un alucine digno de ser experimentado siempre que tengas un televisor que lo soporte, y por otro lado contaremos con la posibilidad de utilizar el novedoso Move, añadiendo de esta manera realidad a nuestras acciones, aunque hay que admitir que para los puristas será mas necesario contar con el control tradicional para tener acceso a todas las posibilidades que los botones nos ofrecen (Órdenes, cubrirse, etc...).

Por último solo queda mencionar que tanto el aspecto gráfico como el sonoro son bastante correctos siendo mas reseñable el primero, grandes escenarios muy detallados y fieles a la realidad, efectos realistas y elementos destructibles muy conseguidos hacen que pronto nos sintamos como en el frente de batalla, aunque sin deslumbrar cumplen eficazmente su cometido.

La verdad es que nos encontramos ante un título que en esencia no sería nada reseñable porque aunque mantiene un nivel muy bueno no aporta nada especial al género de los juegos de guerra, pero si añadimos las novedades introducidas por las mejoras técnicas de última generación nos encontramos con un producto digno de admiración y muy interesante para los aficionados al mundo del juegobélico.


0 comentarios:

Publicar un comentario